17 de agosto de 2017

ASAMBLEA EN ALAMEDA DE GARDÓN (VIERNES) Y CONCENTRACIÓN EN LA FUENTE DE SAN ESTEBAN (SÁBADO)

Salamanca Antinuclear os convoca a la Asamblea informativa que el viernes 18 de agosto y a las 20,00 horas se celebrará en el Salón Municipal de Alameda de Gardón para informarnos sobre el Cementerio Nuclear de Retortillo y la Mina de Uranio en Alameda de Garzón y zonas limítrofes.
 
Intervendrán: El alcalde de Alameda "Lorenzo Patiño", el alcalde de Villavieja de Yeltes "Jorge Rodríguez, Miguel Ángel García, y Victorino García.

Muy importante la postura del ayuntamiento de Alameda desde el primer momento. Acudamos todos lo que podamos para analizar el papel de Berkeley en nuestros ayuntamientos y la población de la comarca.

Stop Uranio convoca concentración en El Cruce de La Fuente de San Esteban, el sábado 19 de agosto a las 13,00.
 
 
 
El próximo sábado 19 de agosto, a las 13 horas, la Plataforma Stop Uranio realizará por tercer año consecutivo una concentración autorizada en El Cruce de La Fuente de San Esteban, esperemos que sea el último, que Berkeley Minera España S.L. abandone su pretensión de que Salamanca tenga la única mina de uranio de toda Europa.
 
Por mucho que anuncie la empresa minera su intención de abrir de manera inmediata la mina de uranio, porque dice contar con los permisos necesarios para ello, sabemos que no puede, que no cuenta con la Autorización de construcción de la Planta de tratamiento de uranio que tiene que conceder el Ministerio de Energía y posteriormente la Licencia Urbanística del Ayuntamiento de Retortillo.
 
Tampoco tiene la propiedad de las 2.500 has. afectadas por el proyecto minero y el proceso de expropiación de esos terrenos se puede demorar por mucho tiempo, como está sucediendo con la variante de la carretera que ha ejecutado sin ser titular de todas las fincas afectadas, y sin los permisos pertinentes, lo que ha obligado al Ayuntamiento de Retortillo a la apertura de un expediente sancionador contra la empresa minera.
 
Las personas que vivimos o queremos esta zona del Campo Charro tenemos claro que la instalación radiactiva proyectada es perjudicial para el Medio Ambiente, la Salud y la economía de nuestra tierra y de sus habitantes. El argumento falaz del empleo que se creará no puede servir de excusa para destrozar un territorio que ha sido declarado espacio protegido por la Unión Europea debido a los valores naturales que atesora.
 
La ceguera o los intereses espurios de nuestros gobernantes están permitiendo la devastación del Campo Charro, a la vez que se está generando un clima de crispación y enfrentamiento entre las personas que pueblan esta zona de Salamanca.
 
La empresa multinacional australiana ha creado una red clientelar entre personas y familias de estos pueblos con el ánimo de que defiendan sus intereses en contra de la opinión mayoritaria de la gente de la zona. Somos muchos los que pensamos que el empleo o beneficio económico de la mina, por unos pocos años, no compensa los perjuicios que ocasiona este tipo de instalaciones radiactivas al lado de nuestras casas o nuestros negocios.
 
Cuando Berkeley se vaya de nuestra tierra habrá dejado unas marcas de imposible reparación en el territorio y las personas de esta parte de Salamanca. La política de “tierra quemada” emprendida por la empresa minera, con el consentimiento de las distintas administraciones, ha supuesto el fin del entendimiento y la convivencia pacífica entre los hombres y la naturaleza en el Campo Charro.
 

16 de agosto de 2017

ACUSAN A BERKELEY DE QUERER "CONTROLAR" AL AYUNTAMIENTO DE RETORTILLO CON PRÁCTICAS "PIRATAS"

Ganemos acusa a Berkeley de querer “controlar” al Ayuntamiento de Retortillo con prácticas “piratas”
 
Han sacado a la luz pública dos propuestas de la minera de cuya legalidad dudaba el Consistorio, por lo que pidió ayuda a La Salina
 
Francisco Bellón y Javier Colilla (Berkeley) entrando al Ayuntamiento de Retortillo.

La empresa minera quiere poner en marcha su proyecto minero de uranio en Retortillo a cualquier precio. Incluso si ese precio implica presionar al Ayuntamiento de la localidad con prácticas más propias de pandilleros que de empresarios, aprovechando su posición económica dominante frente a un Consistorio necesitado de recursos para el desarrollo de la localidad.
 
Esta es la base de la denuncia realizada por la agrupación independiente de electores en La Salina a través de su representante provincial, Gabriel de la Mora. El diputado ha dado a conocer a los medios sendos informes del servicio de Asistencia Técnica a los Municipios (ATM). Estos informes son la respuesta a dos demandas de información por parte del Ayuntamiento de Retortillo, que quería asegurarse de la base jurídica de dos propuestas realizadas por la minera Berkeley a la Casa Consistorial.
 
Los cinco componentes de la Corporación Municipal de Retortillo
 
La primera propuesta era la de gestionar conjuntamente con el Ayuntamiento la residencia de ancianos municipal, a través de un consorcio que se le presentó a la institución mediante un borrador de convenio ya redactado, prácticamente, en el momento en el que el contrato con el anterior adjudicatario finalizaba. La minera se ofrecía a aportar el 75% de la inversión necesaria, unos 37.500€, además de la administración conjunta de la residencia asistida. El servicio de asistencia de la Diputación advirtió al Ayuntamiento de Retortillo que esta práctica carece de apoyo jurídico y era inviable según la normativa vigente.
 
Anterior Corporación Municipal (2011/2015)
 
La segunda de las propuestas de la empresa minera consistió en el ofrecimiento de aportar 15.000€ para financiar la terminación de las obras del bar de las piscinas municipales. En este caso, aunque la donación privada estaría jurídicamente permitida y no se incurriría en ninguna ilegalidad, de la Mora aseguró que “a nadie escapa lo que se esconde bajo estas dos acciones aparentemente bienintencionadas: intentar congraciarse con un Ayuntamiento necesitado de recursos y desbordado por la situación con la mina de uranio para, en última instancia, controlar el Ayuntamiento y doblegar la toma de decisiones a su favor, pues nadie da duros a pesetas”
 
Concejales de Retortillo saliendo de su trabajo en Berkeley para amenazar a integrantes de STOP URANIO.
 
Gabriel de la Mora advirtió que, con independencia del proyecto minero en Retortillo, de su posible puesta en marcha o paralización, la empresa ha ejercido en la localidad el mismo efecto que un elefante en una cacharrería. “Ha transformado para siempre la vida en el pueblo, ha enemistado familias, ha enrarecido el ambiente de convivencia y, como se ve con este tipo de acciones, no se detendrá ante nada ni nadie para lograr sus objetivos sin importarle la legalidad o las consecuencias”.
 
 
Si, a pesar de todos los esfuerzos de la gran corporación que es, Berkeley no logra lo que quiere en Retortillo, debido a la gran oposición popular y política, el diputado de Ganemos asegura que “el daño en Retortillo ya estará hecho. Simplemente, se limitarán a trasladarse a otra localidad donde su dinero sea bien recibido, agitando la pancarta de la inversión y el empleo, para ocultar la realidad: que son un cáncer. Se comportan como matones”, dijo.
 
 
 

15 de agosto de 2017

UN PUEBLO Y UN ALCALDE: BOADA Y JUAN MATÍAS GARZÓN

Boada y sus gentes, agradecen a su alcalde JUAN MATÍAS GARZÓN que lleve al frente del Ayuntamiento TREINTA AÑOS.
 
 
 
Dos importantes actos se realizaron este mes de agosto en Boada para devolver al alcalde parte del cariño y amor que Juan Matías Garzón ha entregado a todos durante estos largos años.
 


 
 
El primero de ellos fue el día cuatro de Agosto. Este día un Pleno Extraordinario aprobó el nombre de la Residencia de Mayores de Boada. A partir de ese momento la tan esperada y exitosa Residencia de Mayores de Boada, recientemente inaugurada, pasó a llamarse "Residencia para Mayores JUAN MATÍAS GARZÓN".
 
 
El segundo acto, inesperado por el alcalde, fue un homenaje de reconocimiento realizado el pasado domingo trece de agosto por iniciativa del equipo de gobierno del Ayuntamiento y apoyado por cientos de vecinos e hijos de Boada.
 

 
 
 









 
En este acto, Juan Matías Garzón estuvo acompañado por su familia, Procuradores en las Cortes de CyL, Diputados Provinciales, Numerosos alcaldes de pueblos cercanos, vecinos y amigos.
 
Amigo Matías:
 
Tu jubilación laboral a los 65 años, coincide con el 30 aniversario "Qué mérito" de asumir democráticamente el mandato de los vecinos de Boada que con los votos te honraron para que fueras su alcalde, cargo que mantienes hasta la fecha.
 
Mientras Dios te dé salud y sea tu deseo, seguiremos depositando nuestra confianza en ti.
 
Supiste conectar con la gente como pocos políticos lo hacen. Los que te conocemos bien sabemos el motivo: "humildad y sencillez, eficacia y valentía, seguridad, trabajo y transparencia".
 
Te mereces descansar, pero también que se te reconozca tu gestión, realizada siempre -con aciertos y errores- por el bienestar de los Boadenses y el progreso de Boada.
 
Matías, ciudadano normal, has dejado ya una huella imposible de borrar. La inmensa mayoría no estamos preparados para dedicarse a los demás tanto tiempo y atender a la vez a su familia.
 
Voy a recordarte dos frases tuyas que me repites muchas veces:
 
1.- "Mi intención siempre ha sido hacer lo mejor para la mayoría y favorecer a Boada!.
 
2.- "Hemos conseguido transformar en realidad aquello que por el año 2005 solo era una ilusión".
 
ENHORABUENA AMIGO
ENHORABUENA ALCALDE
 
TODO UN EJEMPLO - FELICIDADES. 
 






 
 
 

13 de agosto de 2017

BOADA HOMENAJEA A SU ALCALDE "JUAN MATÍAS GARZÓN" POR SUS 30 AÑOS AL FRENTE DEL CONSISTORIO

El pueblo homenajea a Matías Garzón por sus 30 años como alcalde de Boada.


 
Entre los asistentes estaban los procuradores del PSOE, Fernando Pablos y Juan Luis Cepa, y los diputados provinciales Carmen García, del PSOE, y Jesús de San Antonio, de Ciudadanos
 
Parece que fue ayer, pero no, ya han pasado 30 años desde que un inquieto y reivindicativo joven de Boada decidiera liderar un proyecto de desarrollo para su pueblo. Así llegaba Matías Garzón a la Alcaldía de Boada, su pueblo, el pueblo que siempre ha llevado en su corazón y que siempre ha puesto en el primer lugar de sus prioridades.
 
 
 
Ahora, ese mismo pueblo que tanto ama, de devolvía un poco de ese cariño y amor que él le ha entregado durante estos 30 años como alcalde. Era una sorpresa, no sabía que amigos familiares y vecinos le aguardaban en el salón de baile para reconocerle con su aplauso, sí, así de sencillo, como suena, con su aplauso, esos 30 años de dedicación, esfuerzo y sacrificios.
 
Pero este homenaje no era solo para Matías, era también para su familia, para mujer y su hija por haber sufrido en primera persona los disgustos de la difícil tarea de ser alcalde de un pequeño pueblo, donde los alcaldes arreglan las averías del agua e incluso rellenan los papeles a sus vecinos ante cualquier trámite en la Administración.
 
 
 
Matías Garzón recibía minutos de aplausos por su paciencia en estos años, tesón y testarudez, sí esa testarudez que al final le llevó a conseguir el gran proyecto que es para un pueblo como Boada tener abierta su residencia municipal de mayores, un edificio recientemente inaugurado bajo el nombre de La Encina de Boada y que por acuerdo plenario era sustituido por el de Residencia Matías Garzón, todo un reconocimiento a 13 años de desvelos hasta lograr su apertura.
 
Por su parte, el alcalde agradecía este reconocimiento sorpresa y el apoyo de todos y cada uno a lo largo de estos 30 años como alcalde, “con momentos difíciles” por representar a un partido que siempre ha estado en este tiempo en la oposición de las instituciones a las que hay que llamar a la puerta para abrir una residencia. Pero a pesar de esos momentos difíciles, Matías Garzón siempre se ha mantenido fiel a sus principio y a sus valores, los que heredó de sus padres, y a los que recordaba muy emocionado. 
 
 
 
Con Matías, su mujer e hija, recibían también el aplauso sincero de los asistentes al acto, entre ellos los procuradores del PSOE Fernando Pablos y Juan Luis Cepa, también la diputada provincial por este Grupo, Carmen García, y el diputado provincial del Ciudadanos, Jesús de San Antonio, además de distintos alcaldes de la zona, entre ellos Jorge Rodríguez (Villavieja) y Manuel José Hernández (Villares de Yeltes).
 
Junto a su hija, muy emocionada durante su intervención, varias vecinas y vecinos se sumaron con unas palabras de agradecimiento al alcalde, también Eva María Moro, concejala del Ayuntamiento y mano derecha del regidor; Fernando Pablos; y el expresidente provincial de UGT, Agustín Rodríguez, entre otros. Asimismo, los vecinos le hicieron entrega de un libro con la firma de muchos de ellos y frases dedicadas a su alcalde.
 
 
 
El homenaje concluyó con un ágape para todos los asistentes.
 

10 de agosto de 2017

LA MINA DE URANIO TERMINA EN UN CEMENTERIO NUCLEAR QUE LOS RESPONSABLES NO ESTARÁN PARA RESPONDER DE ELLO.

Mina de uranio y cementerio nuclear en RETORTILLO
José Luis Sánchez-Tosal Pérez
 
Todo lo que actúa en el proceso de creación de la energía nuclear está dentro de una cadena de la cual los procesos de los últimos eslabones están sin resolver en cuanto a su peligrosidad, y nada en esta cadena es un hecho aislado que no tenga intervención en la suma de los resultados, dicho de otra manera, una mina de uranio forma parte de la cadena que termina en los cementerios nucleares donde se guardan esos residuos que son bombas retardadas y a los que esconden pensando que ya no estarán para responder personalmente de ellos. Estos han salido de los reactores nucleares que son una máquina tan enormemente grande como peligrosamente inestable cualquiera que sea su tecnología adoptada y la profesionalidad de los que deben manejarla. Se dice que estos cementerios son seguros, puede, pero no exentos de fallar, como prueba está la central de Chernobil que dicen fue causa de una dejadez impropia de los países avanzados, pero lo cierto es que después sucedió Fukushima, en el nada menos aventajado país de Japón, y en cuanto a cementerios nucleares ha sido en Alemania donde tuvieron problemas con ellos, por tanto estamos ante un peligro tan cierto como su falta de reconocimiento, y todo ello para que en el 2030 el mundo sólo obtenga de esta energía el 6 % de la producción mundial, a todo esto hay que añadirle su necesidad cierta para las armas nucleares, con lo que después Hirosima y Nagasaki todos sabemos lo que conlleva, y que sus consecuencias no son sólo sobre los que vivían sino aun los que nacen ahora.
 
 
 
En cuanto a este eslabón que es una mina, por sí misma tiene sus propios peligros, por ejemplo la de Retortillo no es lo mismo que el uranio esté en la tierra que sea removido a la hora de la incidencia de cánceres en la zona, no es igual para la atmósfera ni para sus aguas las cuales tendrán que absorber la basura nuclear que se produce durante el proceso. Esto afectará a todo, directamente también a su economía tanto agrícola y ganadera como turística, caso del Balneario que mantiene desde hace muchos años puestos de trabajo fijos que ahora están en riesgo, en cuanto a los beneficios que proporcionará no dejan de señalarnos los puestos de trabajo, los cuales en una mina de altas tecnologías serán también puestos altamente cualificados, y por tanto no existentes entre las personas de la zona, y los cuales están abocados a no vivir en ella, y todo esto, según su propia memoria de actuación, no durará más de quince años, diez para la extracción de mineral y cinco repartidos entre la apertura y el cierre, por cierto para cuyo sellado de la mina no hay dedicada más que una partida, según su propia memoria, de un millón y pico de euros, cosa que nos tiene que llevar a preguntarnos en que va a consistir tal sellado, puesto que en la de Sahelices se llevan ya gastados más de cien millones de euros para la misma tarea aún no concluida. A todo esto a la zona habrá que añadirle los peligros de todo transporte nuclear que serán continuos en la zona.
 
 
 
Resumiendo, que son mucho más los posibles perjuicios y de una duración indefinida, para sólo unos años de creación de puestos de trabajo de los cuales es más que dudoso que pertenezcan a oriundos fuera del proceso de apertura y cierre donde están todos los riesgos del trabajo en la mina nuclear, pero por las razones que sean se hacen leyes para hacer posible su apertura, mientras calla la Universidad sobre este debate abierto en la sociedad salmantina, cuando no dando los medios vía publicidad del agrandamiento de sus beneficios ¿sociales o particulares? Mientras poco o nada se dice de sus peligrosísimos y duraderos daños tanto del conjunto de la cadena como de este eslabón que es la mina que conlleva otros iguales y multiplicados males a medida que la cadena se estira hacia sus últimos eslabones sin que para nada tengamos resueltos la peligrosidad finales de estos.

http://www.ciudadrodrigo.net/2017/08/07/la-mina-de-retortillo-parte-de-un-todo-por-jose-luis-sanchez-tosal-perez/

7 de agosto de 2017

UN PUEBLO A CAMBIO DE VEINTE PUESTOS DE TRABAJO

 Resistencia a la mina de uranio de Salamanca
Un pueblo a cambio de veinte puestos de trabajo
La empresa australiana Berkeley ha iniciado los procesos para construir la planta de procesamiento de residuos radiactivos sin las licencias pertinentes y con la ayuda de un equipo de gobierno encausado por prevaricación. Jesús Cruz, es una de las personas que planta cara a la mina de uranio de Salamanca
 
Soy Jesús Cruz, natural de Retortillo”. Con esta sencilla frase se presenta Jesús, el primer hombre en alzar la voz contra la futura mina de uranio que la empresa australiana Berkeley quiere construir en el Campo Charro. De llevarse a cabo el proyecto, España se convertiría en el único país de la Europa occidental con una instalación de tales características. Cada vez son más las organizaciones que se suman a esta causa: Stop Uranio, Salamanca Antinuclear, Ecologistas en Acción, GREFA, Equo, WWF España... Pero sin él nada de esto habría sido posible, demostrando que los comportamientos individuales son esenciales para construir un fuerte tejido en red.
Jesús Cruz, uno de los activistas contra la mina
Su historia de lucha comenzó en 2011, cuando la minera Berkeley empezó a negociar de una manera sospechosa contratos con el Ayuntamiento de Retortillo, del cual nuestro protagonista había formado parte durante 20 años, cinco como concejal de cultura y el resto como portavoz del mismo. “Vi que el Ayuntamiento que había entrado ese mismo año se puso a negociar rápidamente acuerdos a cambio de dinero con la minera, por lo que me puse a estudiar todo lo que podría haber detrás. Descubrí las ventas que el alcalde hacía, descubrí como contrataron a los concejales para trabajar con la mina... A partir de ese momento el Ayuntamiento permitía todo lo que Berkeley hacía y además informaba favorablemente de ella ante las otras administraciones”.
 

Un proyecto bajo la sombra de la sospecha

 
Jesús se refiere a la venta de terrenos que efectuó el exalcalde del PP en Retortillo, Javier Santamartina, a Berkeley. Salva decir que actualmente éste se encuentra encausado por prevaricación, algo que contrasta con los rumores que defienden que vendió esos terrenos por el doble de su valor, mientras vecinos, como Fernándo Rodríguez, denuncian que pretenden expropiarles sus terrenos por 6,60 euros el metro cuadrado durante quince años, cuando la tasación es mucho más alta. A la par, tres concejales del mismo partido comenzaron a trabajar para la minera (en la actualidad dos de ellos continúan ligados a la empresa). A raíz de esto fue cuando el consistorio del pueblo concedió a Berkeley todos los permisos municipales necesarios.
Si el proyecto sigue adelante, la economía local de la zona quedará destruida a cambio de 20 puestos de trabajo
Jesús calcula que el terrero se verá afectado en unas 2.500 hectáreas, las cuales serán ocupadas no solo por una mina de uranio, sino por una planta de procesamiento de residuos radiactivos; que incluirá una balsa y una carretera para facilitar el accesos a las instalaciones, y un almacén nuclear de primera categoría, según la clasificación del Consejo de Seguridad Nuclear. Para mostrar los efectos ya causados, Jesús señala la carretera que se ha empezado a construir: Para hacer esta carretera pidieron permiso, pero ¿qué hizo Berkeley a parte? Comenzar a hacer la balsa. Yo llamé inmediatamente al Seprona, puesto que no tenían licencia para hacer la balsa, ni venía en ningún proyecto. ¿Cómo respondió Berkeley? Dando una reclamación responsable. Finalmente, tuvo que venir el Seprona para confirmar que lo que estaban haciendo no era una extracción de áridos, sino una balsa, para lo que se necesita una licencia urbanística, al igual que para la construcción de la carretera. El Ayuntamiento simplemente abrió un expediente sancionador, y Berkeley paró las obras por precaución. Esta carretera tiene un presupuesto de un millón de euros. Imaginaos si eso se puede hacer con una declaración responsable.”
 

El pueblo a cambio de veinte puestos de trabajo

 
Así es como dio lugar un problema con múltiples vertientes. El primer efecto más significativo ha sido la desunión de un pueblo que antes convivía en armonía; puesto que la población se ha polarizado en pro y en contra de la minera. Unos consideran que la minera traerá trabajo y prosperidad a la localidad, y otros piensan que ceder ante Berkeley será hipotecar la economía de la zona por un periodo más que breve de tiempo, alrededor de 10 años, ya que la explotación de uranio en la zona no durará más tiempo. En Retortillo se encuentran los restos de una explotación minera de la empresa pública Enusa Industrias Avanzadas, S.A , (ENUSA), que suspendió su labor en la zona por su “contenido pobre” y su baja rentabilidad económica en el tiempo. De hecho cuando Berkeley solicitó su colaboración conjunta en este nuevo proyecto, ENUSA volvió a concluir que la explotación del lugar “no es viable ni sostenible en el tiempo”.

Jesús continúa: No entra en ninguna cabeza decente aceptar a una minera que nos dará trabajo durante 9 años, 190 puestos de trabajo según ellos, de los cuales solo el 10% serán para gente de la zona, ya que serán los no cualificados. Osea que por 20 puestos de trabajo vamos a permitir que nos destruyan en 20 kilómetros a la redonda. No habrá agricultura, no habrá ganadería, no habrá turismo, ni casas rurales, ni balneario. Un balneario de la época romana, que se suma a la belleza natural de la zona, y que supone el principal reclamo turístico del pueblo. Aquí vivimos del balneario”, asegura Eugenia Silva, vecina del lugar,¿quién va a querer venir a bañarse en unas aguas que están a escasos metros de una explotación de uranio? Se lamentan los vecinos.

Una encina centenaria talada

La tala de encinas, un daño irreparable

 
Si bien la problemática de los puestos de trabajo todavía son elucubraciones, uno de los efectos que ya se ha dejado notar es la tala de más de 2.500 encinas, la mayoría de ellas centenarias. La tala de encinas se basa en la declaración de impacto ambiental que la Junta de Castilla y León concedió en 2012, pero no sabemos porqué sin tener la licencia para la planta por parte del Consejo y el Ministerio de Industria y sin tener los permisos para comenzar la extracción, se les permite arrancar 2.500 encinas, un acto irreparable para esta zona, declara Jesús.

La mina se ubicará en una zona Red Natura 2000, protegida por su alto valor ambiental y ecológico, lo que pone en peligro el desarrollo de los ecosistemas y la vida de especies endémicas.
Las encinas han sido las primeras víctimas de este proyecto. Fernando Blanca, de Grefa, explica que para comenzar con el proceso de extracción se tiene que eliminar primero la masa forestal. No obstante, para paliar este daño Berkeley prometió que trasplantaría unas 20.000 en una dehesa a 40 kilómetros de Retortillo, en la localidad de Vitigudino, algo que la mayoría de los implicados cuestiona, como Hipólito Velasco, de Stop Uranio y natural de Retortillo:Se prometió a un alcalde de la zona que las encinas las iban a replantar y eso es imposible. Las trocean y las sacan con nocturnidad. Sino, ¿por qué no están aquí apiladas para que la ciudadanía vea al cuerpo del delito? En esta misma línea se expresa Enrique Moro, de la misma organización: Hay muchas irregularidades, trabajan de noche con la leña y creemos que se la están llevando con camiones a Portugal, algo que secunda Salvador García, de Salamanca Antinuclear: Hemos calculado que con la madera pueden sacar unos 20.000 euros. Eso es una barbaridad”. El propio Jesús explica la polémica: Berkeley va a replantar unas encinas en una zona a 40 kilómetros de aquí, donde probablemente no nazcan, porque no es terreno de encinas. Además, sabemos por la oposición de Vitigudino que van a recurrir ese acuerdo, porque la dehesa del lugar está entregada a sus ganaderos, que necesitan el terreno para el ganado. A parte de que no quieren porque los treinta o cuarenta Ayuntamientos de la zona de Vitigudino, de las Arribes y del Yeltes se han posicionado en contra. No se puede apoyar a una empresa que quiere arruinar a una comarca por 9 años de trabajo.”
 

Incumplimiento de normativas europeas

 
Puede ser que para personas ajenas a la localidad, la oposición a la tala de encinas sea un mero capricho ligado al sentimentalismo, pero hay que recordar que estas juegan un papel vital para el equilibrio natural de la zona. Enrique Moro, de Stop Uranio, denuncia como se está arramplando con encinas donde especies protegidas tenían depositados sus nidos: Ahora es época de cría de especies, y hemos observado como han arrancado encinas con nidos”. Y es que esta instalación se ubicará en una zona de gran valor ambiental, oficialmente protegida por las calificaciones de Reserva de la Biosfera, Meseta Ibérica (9 de Junio de 2015), Parque Natural de las Arribes del Duero (11 de abril de 2002), zonas ZEPA y LIC y Riveras de los Ríos Huebra y Yeltes, de la red Natura 2000 (Directiva 92/43/CEE). Por todo este valor ecológico, la Junta de Castilla y León solicitó ante la Unión Europea ayuda monetaria, que le fue concedida a través de los fondos LIFE. Es decir, la Junta ha justificado la necesidad de recibir un dinero para la conservación de sus especies, mientras que por otro lado da el sí a un proyecto que altera la existencia de las mismas. Esto pone en tela de juicio el papel de la Junta en el proceso. De hecho, el alcalde de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, apunta a que la propia Junta ha modificado la directiva de suelo agrícola para que prevalezca el sector minero sobre el agropecuario. ¿Si antes pensaban que ese suelo no se iba a recuperar, porqué ahora sí?”.
 
Así mismo, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha emitido un informe detallando la inviabilidad del proyecto por los siguientes efectos adversos: afecciones a la salud humana y animal, inutilización de las aguas de la cuenca del río Yeltes y afluentes, contaminación del suelo acuífero local, contaminación de los cultivos regados con agua subterránea, contaminación de los suelos de la zona, afecciones a la redes tróficas de ecosistemas acuáticos y reducción de la biodiversidad de todos los ecosistemas del entorno minero. El informe del CSIC, firmado por Miguel Álvarez Cobelas, Doctor en biología, concluye:este investigador es contrario a que se autorice la apertura de dicha mina”.

Operarios de Berkeley talando encinas

¿Qué se esconde detrás de este proyecto?

 
El porqué ahora y el papel de la Junta son dos de los múltiples factores que bañan este proyecto en contradicciones. Las razones que existen para explicar el motivo que empuja a una empresa minera a instalarse en una explotación que como mucho tiene 10 años de actividad es algo que perturba a la población. Una de las explicaciones apunta a una supuesta especulación con el proyecto.Berkeley comenzó a vender a los accionistas en Londres y en Sidney que habían comenzado con la actividad minera con la construcción de la carretera”, señala Jesús, algo que ratifican compañeros de otras organizaciones, como Carolina Martín, de Ecologistas en Acción: Berkeley es una empresa especuladora de derechos mineros. Con ayuda del lobby consigue derechos mineros y luego los vende”.
 
Por otro lado, el motivo que justificaría la posición favorable de la Junta sería la indemnización que tendría que pagar a Berkeley por la cancelación del proyecto: La junta de Castilla y león nos llegó a decir que fueran los jueces quienes parasen el proyecto, porque si eran ellos Berkeley iban a demandarles y reclamarles los 50 o 70 millones que habían invertido ya”, explica nuestro entrevistado, hipótesis que comparten el alcalde de Villavieja y Marta Santos, coportavoz de Equo en Salamanca.
 
Sea como fuere, si Berkeley gana la batalla todo quedará hipotecado para los futuros usos que se le quieran dar al territorio, como por ejemplo la construcción de un cementerio nuclear, algo que temen los miembros de Salamanca Antinuclear. De hecho, en el informe de solicitud que presentó Berkeley para la autorización del proyecto se especifica que se incluye el “almacenamiento definitivo de residuos radiactivos”.
 
En estos momentos la guerra sigue abierta. Terminando la entrevista y la visita, Jesús tiene una actitud cabizbaja, teme que Berkeley gane la lucha, una lucha de unos cuantos contra una gran multinacional, pero si él, un solo hombre, ha conseguido tenerles en jaque, ¿qué no se puede conseguir ya? Desde que comenzó a denunciar la historia en su web (’El blog de Jesús’ ) hasta ahora, decenas de medios han hablado ya de la mina de uranio de Retortillo, desde los más pequeños hasta los más grandes. Jesús sospecha que se aproxima una derrota, pero esto es ya una victoria, en tanto en cuanto Retortillo ya no es invisible para los medios de comunicación. Como es lógico, muchos de ellos consideran que la mina traerá trabajo, pero no entienden que les están robando su tierra y su pasado. Jesús recuerda como de pequeño se bañaba en el río cuyas aguas corren el riesgo de quedar inhabilitadas, e Hipólito las veces que ha paseado por los mismos caminos que ahora están siendo devastados. Que la gente tenga dependencia de un móvil parece algo normal, pero que la gente se aferre a la tierra, algo que nos ha dado todo a cambio de nada, parece que aún es algo complicado de entender. En una conversación por el lugar, Hipólito me hablaba del superhombre de Nietzche y de cómo algún profesor suyo en la Universidad se atrevió a compararse con él. Desde luego, él no se atrevió a contrariar al que por aquel entonces era su catedrático, pero en sus adentros pensaba que para él, el verdadero superhombre estaba en las gentes del campo, cultos, que no expertos; como se hacen llamar algunos para hacer galantería de su ’superioridad intelectual’. Cuanta razón lleva Hipólito, cuántos años de conocimientos nos llevan estas gentes que luchan por esa encina milenaria, que les dio cobijo, amparo y vida.

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?Un-pueblo-a-cambio-de-veinte

6 de agosto de 2017

RETORTILLO Y LOS GIGANTES (MINAS DE URANIO)


Acude a esta charla, infórmate de las consecuencias de la mina de Retortillo y no permitas que ocurran en el planeta casos como el aquí descrito.
 
Retortillo y Los Gigantes



Los Gigantes es una mina de uranio a cielo abierto abandonada. Situada en Argentina, a 80 kilómetros al oeste de la ciudad de Córdoba, dejó de operar en 1990, y las consecuencias que sobre el entorno tuvo su actividad, y que de hecho aún tiene, pueden hacernos albergar dudas más que serias sobre los efectos que puede llegar a desencadenar una mina de uranio a cielo abierto, siendo inevitable que nos venga a la cabeza el nombre de Retortillo.
 
En el caso de Los Gigantes son casi tres décadas las que lleva esperándose la restauración ambiental de la zona, la cual había sido prometida repetidamente por quienes explotaban la mina. “Tranquilos que sacaremos el uranio y dejaremos todo como estaba” vendría a ser el mensaje. Promesas incumplidas. Dinero que se fue, y destrucción que quedó en el entorno de la mina.
 
Y es que ni la empresa Sánchez Granel, que explotó la mina entre 1982 y 1990, ni la propia Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), dependiente de la República Argentina, llevaron a cabo acción alguna tras el cierre de la mina de cara a reducir el impacto de dicha actividad minera, que ha supuesto un grave perjuicio al medio ambiente de la zona.
 
De hecho, los problemas de dicha mina empezaron ya al poco tiempo de ponerse en funcionamiento, pues a los tres años de que Sánchez Granel iniciase su explotación ya hubo un desbordamiento de los diques donde se acumulaban los residuos de la mina y el agua contaminada acabó llegando al río San Antonio. Las autoridades argentinas intentaron minimizar el impacto en los medios, señalando que se había actuado rápidamente para detener el vertido. Sin embargo, las comunidades “cercanas” señalaron el daño y los nuevos problemas creados por la mina de uranio, que acabaron desembocando en el cierre de la explotación en 1990.
 
Y digo comunidades “cercanas” entrecomillado, ya que esta mina de uranio se situaba poco menos que en medio de la nada, en plena sierra de Los Gigantes que le da nombre, aislada de cualquier rastro de población y teniendo como localidades más cercanas Tanti, a más de 30 kilómetros, o el entorno de Villa Carlos Paz, a unos 50 kilómetros y donde advirtieron la contaminación sobre el río San Antonio.
 
En el caso de Retortillo, la situación geográfica es bastante diferente, aunque no precisamente para bien en lo que nos ocupa, ya que no hay grandes sierras que pudiesen cortar el paso de los vientos con partículas radioactivas procedentes de la mina (por lo que podría tener un mayor impacto en el entorno), siendo además varias las poblaciones cercanas y que se sitúan en el entorno del río Yeltes (al que irían a dar lugar los residuos que pudiesen filtrarse de la mina de uranio a las aguas subterráneas o superficiales).
 
En todo caso, a día de hoy, casi treinta años después, casi todo sigue igual en Los Gigantes, con los residuos generados en el periodo de actividad minera a cielo abierto y filtrando aún partículas al aire y al agua tanto subterránea como superficial. En este sentido, lo más afectado ha sido el arroyo de la Mina, del cual ha desaparecido toda la vida que había, y cuyas aguas afectan al río Cambuche, cuya zona más crítica se encuentra tras recibir las aguas del arroyo de la Mina.
 
Por otro lado, para rehabilitar el entorno de la mina, Argentina pidió ayuda al Banco Mundial, que a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) creó el Foro Social en 2005, de cara a desembolsar los recursos para dicha rehabilitación ambiental en base al Pramu (Programa de Restitución Ambiental de la Minería de Uranio), si bien desde las instituciones argentinas se ha mantenido a dicho Foro al margen de todas las decisiones sobre la mina desde entonces, impidiendo que pueda vigilar el proceso y, por tanto, poniéndole ante la tesitura de no poder dar la financiación necesaria por no saber qué va a financiar concretamente.
 
Actualmente, el mayor miedo que existe respecto a la mina de Los Gigantes es que puedan romperse los diques de retención y toda su agua contaminada desemboque íntegramente en los ríos Cajón y Cambuche, acabando con toda la vida existente en ellos, afectando posteriormente al río San Antonio y, con ello, comprometiendo a los 70.000 habitantes que se asientan en el área de Villa Carlos Paz, a unos 50 kilómetros de la antigua mina.
 
Por otro lado, y pese a las promesas de restauración, en el último año salió a la luz la intención de la CNEA de trasladar 58.000 toneladas de residuos de una planta de dióxido de uranio de la ciudad de Córdoba a la antigua mina de Los Gigantes. Como justificación, las autoridades señalaron que son residuos “de baja actividad”, pero resulta llamativo que en lugar de atenderse cuanto antes las demandas de los habitantes de Villa Carlos Paz, se esté planteando la posibilidad de convertir la antigua mina en una especie de cementerio nuclear.
 
Con todo lo expuesto, no quiero decir que necesariamente tenga que ocurrir lo mismo y de la misma manera en Retortillo, pero sí quiero resaltar lo que ha ocurrido en otros casos y cómo han llegado a afectar al medio ambiente de la zona. Si el arroyo de la Mina de los Gigantes ha dejado de albergar vida por los residuos derivados de la mina de uranio ¿Quién me puede asegurar que no le acabará ocurriendo lo mismo al río Yeltes?
 
Asimismo, si en el caso de Los Gigantes la empresa minera Sánchez Granel, pese a haberlo prometido, dejó sin restaurar la zona ¿Quién me asegura que no va a ocurrir lo mismo en Retortillo?
 
¿Hemos de arriesgarnos los salmantinos a correr el riesgo de que pueda ocurrirnos lo mismo que pasa con la mina de Los Gigantes? ¿Merece la pena correr el riesgo por una mina como la de Retortillo con una vida útil proyectada de apenas diez años?
 
 
Comentario sobre el artículo:
 
Está claro, que estas inversiones que llevan a cabo las multinacionales se realizan en zonas o en países subdesarrollados , donde predomina, o bien, el paro, o bien , la despoblación, así la contestación o protesta, es mínima y siempre va acompañada de unas " inversiones suculentas " jejejeje, que en el fondo , son migajas y que sirven para llenar de momento, los estómagos agradecidos.

Estas multinacionales a través de sus medios de propaganda , nos lo venden como un bien necesario, para la sociedad , de color de rosa, y muy ecologista, en fin, pura mentira, las multinacionales logran su objetivo , que es ganar dinero, y el entuerto te lo dejan a ti, para solucionarlo, que risa o mejor, que tristeza.

Estoy convencido, que el desastre que esa explotación , va a causar no va a ser solo en la zona, sino que va a afectar en gran parte, a otras comarcas, pero la zona 0 de la explotación, se convertirá, en un Chernóbil.

Ya, no nos acordamos del desatare ecológico de Anazcollar en 1998, en la que la multinacional Boliden, todavía no ha pagado, la limpieza de dicho desastre y que ascendía a unos 89 millones de Euros y eso, es una peccata de minuta con, el desastre, irreversible, que se va a ocasionar, en Retortillo, con dinero no se va a solucionar, se soluciona, con un NO A LA MINA.

Es evidente, y más aun, corroborado, con su gran artículo publicado, con el que estoy totalmente de acuerdo, es hora de que las autoridades españolas y de la Junta de C y L , suspendan el inicio de las obras y explotación de la mina de uranio a cielo abierto en la localidad de Retortilo, porque va a suponer un impacto medioambiental catastrófico, para la zona y no olvidemos y que será pan, para diez años , mientras dure la explotación, y muerte de la comarca , para siempre, y la descontaminación, es evidente , que nunca se producirá, y nos acordaremos siempre de esa decisión irresponsable, pero será tarde, la multinacional habrá logrado sus objetivos económicos, nosotros nos quejaremos , el subdesarrollo seguirá en la comarca y los espaciaos naturales, estarán acotados, por la contaminación radioactiva, y este será el legado, que recibirán nuestros hijos .

Enhorabuena, Sr Salgado, por su articulo.